El blog de Emma Roca
Últimas entradas
Entradas por fecha
2019
2017
2016
2015
2014
2013
2012
2011
2010
22
Septiembre
2015
Corre liebre corre!

RRR 2015
Steamboat, Colorado.

Es la segunda ultra que vivo este año en terreno americano. Tenía una espina clavada por las malas sensaciones vividas en la Western y quería intentar volver a correr otra dando todo lo que puedo y sé.

He elegido esta carrera por diferentes motivos: por la experiencia de otros corredores americanos que me habían hablado muy bien, por la zona que sabía que era preciosa y con un recorrido exigente, por los cuantiosos premios en metálico que tiene y porque forma parte de un grupo de ultras reconocidas en todo el continente americano.

La Run Rabbit Run es una ultra de 166Km, con más de 6000m + y llegando a cotas por sobre los 3000m. Las temperaturas oscilan entre el día y la noche más de 20º: este año hemos tenido unos 24º cuando ha comenzado la carrera a las 12 del mediodía del viernes, pero han bajado a unos 2º bajo cero en la madrugada del sábado.

Los entornos de la carrera han sido muy variados, siempre alrededor del precioso pueblo de Steamboat Springs con comercios de los tiempos de western y una cultura de la actividad física y el bienestar muy arraigadas en este magnífico paraje natural.

La lista de favoritas era espectacular, todas americanas y con muchas victorias en larga distancia como la Nikki Kimball (42 años, ganadora de la prueba el año anterior y una de las 10 ultramaratonianas americanas con más victorias o top 5 de los últimos 10 años), Michel Yates (32 años, ganadora de la prueba en 2013 con el récord incluido 20:13, y escogida ultra runner del año), Cassie Scallon (32 años, integrante del equipo estadounidense de 100km, con algún récord en pruebas de 50 millas), Kerrie Bruxvoort (38 años, segunda el año pasado y ganando toda carrera que ha hecho esta temporada), Emily Richards (35 años, top 10 en el UTMB el año pasado y 2ª en el Speedgoat de este año) y unas 8 más que podrían estar perfectamente entre las favoritas. A las américas encuentras muchas mujeres y buenas que como no salen de allí no las conocemos todas, pero si vinieran aquí muchas estarían en podios de grandes carreras. Es un país tan grande y con una cultura tan arraigada en el deporte y el estilo de vida saludable, sobre todo en los estados de la costa este y oeste, que si le sumas la altura y las facilidades, nacen grandes deportistas de ambos sexos. No se conocen muchos corredores americanos porque tienen un país tan grande que no tienen necesidad de salir.

Cuando una ultra comienza al mediodía cambia bastante la manera de afrontarla respecto a las que empiezan bien temprano o al anochecer. En este caso tienes tiempo de dormir mucho (importante, sobre todo los 3 días antes 8h y el día antes de la carrera si se puede 9h según las recomendaciones del Dr.Estivill). También puedes desayunar bien tranquila y hacer un 2º comida 1,5h antes de empezar (yo llevo toda una pauta de nutrición previa y de carrera, gracias a la Juana de Alimmenta que lo tiene todo estudiado). Saliendo a las 12pm sabes que tienes 7h de luz, toda la noche (12h) y una parte de la mañana, por lo tanto es una carrera muy estratégica, donde los momentos duros los pasas de noche y donde el frío sólo hace que complicarlo, pero que si lo superas, cuando se hace de día ya te queda poco tiempo para terminar y eso siempre anima, sobre todo cuando los ritmos circadianos y toda tú te activas.

He empezado muy conservadora, a un ritmo alegre pero nada exigente y he ido cuidando al máximo para evitar problemas de estómago, calambres, deshidratación o incluso la barriga demasiado llena de líquidos (como había vivido en la Western, aunque aquí en la Run Rabbit de calor nada). Si que desde un inicio he intentado aprovechar las bajadas (no muy largas) para tratar de recortar minutos sin apenas esfuerzo y controlando en todo momento no torcerme tobillos ni caer. Es curioso como las dos caídas que he tenido en esta carrera han sido al principio (entre las 2h y 4h) en un terreno fácil y plano (aunque resbaladizo y con barro) que me han supuesto golpes en los tobillos, pelada de manos y un tobillo de aquiles inflamado ... cuando la mente se relaja o desconecta del trabajo que tiene que hacer ... enseguida tropiezo! (nos hacemos grandes, torpes y sin conciencia ... je, je). La bajada de Fish Creek en la milla 11 de día, con el terreno seco y un poco técnico, ha sido muy divertida y bonita.

A medida que ha pasado la tarde los km’s se me han ido poniendo bien, el cuerpo lo he notado valiente, la nutrición se ajustaba al esfuerzo y estaba disfrutando de la carrera y de la asistencia (los DePuy que viven en la zona y tíos de mi amigo Travis Macy -gran ultramaratoniano que el año pasado me hizo de ‘pacer’ a Leadville-). Delante llevaba 3 o 4 chicas, pero no me importaba, yo hacía mi carrera y todavía quedaba mucho!

Al llegar la noche todo se complica, sobre todo si no llevas el cuerpo bien hidratado y alimentado, o cuando has empezado muy rápido. En el primer punto alto y duro de frío ya ha habido abandonos (en Long Lake y Summit Lake). Yo he tratado de taparme bien la cabeza, manos y pecho, y aunque temblaba he mantenido el ritmo, la comida y no he aflacado. En el tramo de pista hacia Dry Lake ha sido un momento aburrido y duro (entre la 1am y las 3am) y es cuando me he puesto el iPod con la música elegida y con algunas de las canciones favoritas de mi hija mayor (y en medio de la noche, sola y con la luz del frontal he recordado y hasta he imitado con las manos algunas de sus coreografías, y alguna lágrima de añoranza también ha salido ….).

La carrera tiene bastantes ir y venir que la hacen dura psicológicamente y que también sirven para irte cruzando gente, animarte y controlar a las rivales. Pero en plena noche esto cuesta, y sobre todo cuando ha habido dos salidas y mucha gente corre como "tortoise" -tortugas- saliendo a las 8am y unos pocos salimos como "hares" -liebres- con dorsal de diferente color (pero que de noche y con el frontal no ves muchas veces qué carrera hace quién).

A las 3am tenía en la 1ª mujer (Emily) a más de 30 min y la segunda no muy lejos, aún quedaban 6h de carrera y mucha noche por delante. Estaba cansada, el tendón del pie me dolía, pero sentía que tenía piernas y ganas. La subida de vuelta a Summit Lake desde Dry Lake ha sido la parte más dura, pero con la ayuda de la motivación y algunas canciones agradables he ido haciendo sin pensarlo. Al llegar al control he aprovechado para tomar caldo caliente y repostar comida energética y la sorpresa ha sido encontrarme a dos mujeres sólo salir del control que como no veía el dorsal no sabía si eran las de delante de mí en categoría de "hare" . He visto que iban rápidas y no decían nada, en una de las bajadas técnicas por un bosque lleno de raíces y barro he aprovechado para adelantar a una que enseguida me ha dicho que la primera la tenía a un minuto, y a los pocos minutos ya la he adelantado. Más tarde en el siguiente control me dirían que iba en 1a posición!, però como no lo sabía, he ido acelerando el ritmo poco a poco. Estaba haciéndose de día y cuando he podido he apagado el frontal para ir controlando si venía lejos o no  la que acabava de adelantar (y que no viera que la estaba vigilando).

Estaba a unas 3h de terminar la carrera, tenía la 2ª y la 3ª mujer a menos de 5 minutos detrás de mí, y no podía distraerme ni relajarme en ningún momento, ahora tocaba luchar de verdad, sufrir hasta el final. A Long Lake cuando me han asegurado que era la 1ª chica que pasaba, he dejado el frontal en mi bolsa (que podías dejar antes de empezar la carrera para que te la subieran al control), he cogido dos geles Etixx con guaraná y he repostado el bidón de agua, sales y carbohidratos para comenzar la recta final hasta la llegada.

Se me ha hecho largo el camino de vuelta, sobre todo el sendero que te lleva de nuevo a Mt.Werner y que en ese momento del día me he encontrado a todos los corredores que a las 6am habían salido de la estación para disputar la 2ª prueba que la organización hacía, una de 50 millas. Ha sido bonito recibir los ánimos de todos los corredores que me cruzaba en esta parte final y que te dejaban pasar en los tramos estrechos y técnicos. Me iba girando para ver si venía la 2ª, pero en un bosque con un sendero pequeño y que no para de hacer curvas es muy difícil ver a alguien si no lo llevas muy enganchado. En ningún momento he sacado el pie del acelerador, notaba como el cuerpo se iba vaciando (no llevaba un ritmo para comer tranquila y sólo bebía). Sólo deseaba comenzar la última bajada, que aunque fuera dura y larga sabía que la que viniera detrás debería apretar mucho para recortarme minutos. Cuando he llegado en este último control he respirado un poco pero en ningún momento lo he dado por hecho, daban todavía 1h de carrera y podía pasar de todo. He bajado a piñón, con 47 minutos, sabiendo que mis rodillas y cuadriceps no me perdonaban, pero lo valía. Mientras bajaba en algunos momentos respiraba a fondo, incluso cerraba los ojos y trataba de canalizar la poca energía y piernas que me quedaban para avanzar rápido y constante ("be consistent" pensaba, recordando las palabras del Travis en los últimos km’s de la Leadville del año anterior).
No es hasta 5 minutos antes de terminar que ves la llegada (porque vienes de un lado de la montaña que no te deja ver la base de la estación de esquí), que te giras y no la ves en los metros precedentes, que cierras los puños y te enorgulleces del esfuerzo que has hecho, que las lágrimas se te escapan y que finalmente cuando entras en la línea de llegada te abrazas con la gente que te ha ayudado, que te ha venido a animar y con el organizador que te espera. Entonces ya no puedes hacer ni un paso más, la cabeza desconecta y el cuerpo dice basta, pero la sonrisa la tienes de oreja a oreja.

Entre el año pasado y este he corrido 3 grandes ultras de Estados Unidos y puedo decir que son muy diferentes entre ellas de recorrido, ubicación y clima, pero tienen una cosa en común que las hace únicas: la gente que las corre las vive, es su pasión, la familia y amigos se vuelcan, la gente que no te conoce está contigo, y hacen de este deporte una filosofía de vida. Es un sentimiento que sólo se vive allí y creo que por lo menos una vez en la vida se tiene que vivir, porque aquí eso no lo encontramos con tanta vivencia.

Que me quedo de cada carrera?

Leadville: su historia, un pueblo minero sin casi recursos, con la famosa frase que todo ultramaratones americano se repite: “You’re better than you think you are and you can do more than you think you can", con la altura media de la carrera de 3000m, con la llegada interminable al pueblo por una pista que no para de subir, con la asistencia de Twin Lakes donde un pequeño pueblo pasa a ser un centro de encuentro espectacular, con el cruce de un gran río que te refresca por la cintura en un momento clave, con la subida y bajada de Hope Pass donde puedes controlar las adversarias y animar a todo el mundo y ser animada, con la figura pacer que es vital. Y con la llegada, que sea la hora que sea el organizador o su esposa están allí para abrazarte.

Western: es la mítica y la más antigua y un lujo poder vivir la gran investigación que va asociada de la mano del Dr.Hoffman desde hace años para aportar el conocimiento científico de muchos aspectos de este deporte y ayudar a prevenir (como yo quiero hacer con el proyecto SUMMIT). También las tres veces que se cruzan 3 ríos principales subiendo y bajando valles infernales con un calor insoportable (Duncan Canyon, Devil’s Thumb, El Dorado Creek) . El cruce del American River con una cuerda auxiliar y una fila de voluntarios que se pasan horas en el agua ayudando a todos los corredores. Las huellas de vida salvaje como las cacas de oso y restos de piel de serpiente cascabel. Senderos interminables con extensiones de bosques enormes. El calor asfixiante que puede ser una trampa mortal. La llegada a la parte final en una pista de atletismo de Auburn, que después de las horas y el cansancio que llevas en las piernas te parece un estadio olímpico y te fluye una emoción única por cada poro de la piel.

Run Rabbit: Me quedo con la simpatía de los organizadores que en todo momento te hacen ver que hacer una ultra no es ir a "pasarlo bien" pero que es un reto que lo tienes para siempre. Los cambios de recorrido que encuentras en medio de bosques de abedul, abeto y zonas rocosas. La espectacularidad de la noche con temperaturas bajo cero, pasando charcos helados y lagos que respiran silencio. La gestión del cansancio, frío y nutrición nada fácil bajo la luz de un frontal. El espíritu de los voluntarios en cada avituallamiento que hacen un trabajo que no tiene precio. La llegada interminable de 12km por una pista de esquí con 1000m- cuando las piernas ya hace rato que quieren parar. Los puentes y senderos que atraviesan en muchos lugares que te recuerdan un cuento de hadas.

Cada una de estas ultras tiene su encanto, dureza y particularidad. Ha sido increíble y un placer poderlas correr y a la vez llevarme de cada una un trozo de vivencia y amistad con la gente y las montañas que las rodean.

(fotos: Jan DePuy)

Photo Paul Nelson
Comentarios
Jaume
15 Octubre 2015 / 16:04 h
Moltes felicitats Emma,

cada vegada que llegeixo alguna de les teves curses o aventures quedo impresionat i se'm posa la pell de gallina. Ets una campiona!
Mario
26 Septiembre 2015 / 13:50 h
Sos de admirar Emma, yo que te vi en diferentes puntos de la carrera, puedo asegurar lo fuerte que eres física y mentalmente. Te vi corriendo la última subida, ahora comprendo esa fuerza que irradiabas, una competidora venia atrás, no se sabía a cuanto tiempo venia pero te generaba esa presión de no dejarla pasar... Mis respetos tal y como te lo dije personalmente...

A seguir adelante y a seguir siendo ejemplo de lucha para quienes te admiramos
1
Escribe tu comentario
Nombre:
E-Mail:
Comentario:
Escribe el código:
Patrocinadores:
ALTRA shoes
Ultimate
World Of People to Inspire
Gratacool
SUMMIT Sport Data Lab
Colaboradores:
Natursoy
Arch Max
POLAR
Marmot
ROKA
Cenit
Miquel Salinas
Enric Violan Podologia
Alimmenta
Wong Performance
programador php freelance Barcelona
© 2019 Emma Roca Official Website. All rights reserved.